domingo, 23 de octubre de 2011

BAJO FONDO ES MÁS QUE TANGO

Lluvia y más lluvia, eso fue lo que sobró durante todo Altavoz 2011, gente empapada, pero al espíritu de fan impedía irse, sobre todo el día del cierre del festival, logró mantener por segunda vez debajo del agua al público Medellinense, esperando de nuevo la presentación de Bajo Fondo.


Por primera vez para algunos y por segunda para otros, se esperaba nuevamente en Medellín, para el cierre de Altavoz 2011, a Bajo Fondo. Seguíamos ahí de pie y mojados, pasados por agua, porque el desorden climático no estuvo a favor de los presentes, viendo a bandas ‘tibias’ como dice un conocido, hacer inútiles presentaciones para subir el ánimo que habían dejado caer, después de salir de la tarima Molotov y Skampida.

Mientras la gente se dispersaba con lo que siguió a un par de grandes presentaciones, Bajo Fondo daba una rueda de prensa y estaba dispuesto a dar un gran espectáculo en todos los sentidos, pues, ya una vez había dejado a miles con los crespos hechos y fueron enfáticos en su deseo de reivindicarse… bien por esa intensión que permitió a muchos, como yo, tomarse fotos con un colectivo musical demasiado talentoso.


Las fotos en Back Stage, solo serían el comienzo, el anuncio de un Bajo Fondo a punto de salir al escenario llevaron a la muchedumbre a la cumbre de la euforia por uno de los conciertos más esperado, no solo por la banda sino también por el intento fallido de presentarse anteriormente en la ciudad. La entrega de las llaves de la ciudad, la salida, la cara al público y el primer acorde estallaron la energía reservada por muchos para esta presentación.

Un sonido único, indefinible, añejo y adelantado en el tiempo, un ir y venir en la milonga y el tango, entre lo electrónico y lo clásico, entre el getto y el teatro, un paseo, una oda musical, así se entregó al público el colectivo: totalmente delirante, a lo que el público respondió como sabe responder: con baile, gritos, aplausos, silbidos, histérico y dispuesto totalmente para disfrutar.

El Perfume inundó a los miles, que bajo la molesta lluvia y lejos de preocuparles mojarse, pedían un poco más de ellos, y aunque no lanzaron compilados musicales hacía las asistentes, las baquetas, toallas, y camisetas eran válidas para recordar un concierto totalmente absorbente, hipnótico y descrestante, donde algunos corrieron con la suerte de bailar en el escenario de Bajo Fondo y quedar grabados en las fotos ajenas.

El Mareo se apoderó del Cincuentenario y a unísono, todos cantaron, lloraron y homenajearon a Cerati, tal vez en algún lugar de su inconsciencia les escucho, pues miles fueron las voces que se levantaron y cientos los que con lágrimas le recordaron… emotivo y fiestero, eso fue Bajo Fondo al cierre del Altavoz, que después de despedirse y ante la petición del público (como todos los grupos) pero marcando diferencia por ser quienes son, regresaron para quedarse un rato más y dejar satisfechos a quienes por horas, días y meses les esperaron.

FOTOS: Camilo Restrepo Achury

0 comentarios :

Publicar un comentario